Hace 64 años se produjo por primera vez un diamante sintético

El 16 de febrero de 1953, se reporta en Estocolmo-Suecia, la primera síntesis para la producción de diamantes sintéticos. Este reporte se origina de la ejecución  del proyecto Quintus de ASEA, empresa alemana que era la mayor en manufactura de equipos eléctricos de Suecia para ese momento, mediante el uso de un gran aparato diseñado por Baltzar von Platen y Anders Kämpe, en donde se aplicó una presión de unas 83.000 atmósferas durante una hora y se lograron producir unos pocos cristales de diamante. Más tarde en 1970, se produjeron cristales de diamante sintéticos con calidad para la joyería, esta producción estuvo a cargo de la empresa General Electric.

Los diamantes elaborados mediante procesos tecnológicos, resultan más baratos de fabricar ya que se eliminan los costos de extracción y procesamiento, implicados en la producción de los diamantes naturales. Adicional a esto, existe la posibilidad de mejorar sus propiedades eléctricas y físicas a través de la ingeniería. Sin embargo, para la obtención de cristales grandes, es necesario tener condiciones con un control estricto. Los diamantes sintéticos poseen aplicaciones en la electrónica ya que es un electrodo útil en muchas situaciones, se usan en herramientas de máquinas de cortado,  en técnicas litográficas para cerrar microcircuitos y también en aparatos detectores de radiación.