Hace 91 años se lanzó el primer cohete propulsado con combustible líquido

El 16 de marzo de 1926, se realiza el lanzamiento del primer cohete propulsado con combustible líquido. El cohete construido por Robert Goddard, tuvo un tiempo de vuelo de 2,5 segundos y pudo alcanzar una altura de solo 12 metros. Este fue el inicio de una serie de lanzamientos de cohetes los cuales llegaron a alcanzar una altura de hasta 2,6 km con velocidades cercanas a 885 kilómetros por hora. Aunque en aquel momento su trabajo no tuvo suficiente apoyo y hasta en la prensa ridiculizaban sus teorías en relación a los viajes espaciales, Robert Goddard fue reconocido como el padre de la cohetería moderna mucho después de su muerte en agosto de 1945.

Robert Goddard, llevaba varios años investigando la forma de usar cohetes para lograr alcanzar grandes alturas. Para ese entonces, contaba con el apoyo del Instituto Politécnico Worcester de la Universidad de Clark, en el cual trabajaba, sin embargo, fue necesario que acudiera a solicitar patrocinio de entes privados, ya que las instituciones gubernamentales no creyeron en la seriedad de su trabajo investigativo. El cohete cuyo nombre fue Neil, tenía unos tres metros de alto, con el motor localizado en la parte superior, el cual era alimentado desde unos depósitos de combustible los cuales contenía oxígeno líquido y gasolina, ubicados en la parte inferior del cohete en cuestión.