Hace 117 años se obtuvo la patente en Estados Unidos para la comercialización de la aspirina

El 27 de febrero de 1900, Félix Hoffman, químico alemán logra que en Estados Unidos se emita una patente para la comercialización de la Aspirina. Compuesta por ácido acetilsalicílico en sus inicios se usó como analgésico, hoy en día es común su prescripción como medicina preventiva de la aparición de coágulos sanguíneos y ataques al corazón por su efecto antiplaquetario. Esta aspirina producida por Hoffman tenía un agradable sabor, era muy fácil de tomar y se conseguía sin receta médica. El fármaco jugó un importante papel a mitad del siglo XX en la lucha contra la fiebre española de 1918. Posteriormente, estudios realizados establecieron su eficacia como un agente anticoagulante.

El laboratorio que inició la comercialización de la aspirina, fue el laboratorio Bayer, el cual con anterioridad había solicitado la patente en Alemania, pero no le fue concedida ya que alegaban que la aspirina había sido descubierta décadas antes por otros investigadores y no por Hoffman. Sin embargo, él fue el primero en lograr que su fórmula fuese estable y pudiera ser usada con fines terapéuticos. El laboratorio Bayer solicitó la patente a los americanos, los cuales la otorgaron sin ninguna objeción y esta fue comercializada por Bayer en forma exclusiva desde ese entonces hasta el final de la Segunda Guerra Mundial.

 

*Imágen elaborada a partir de un background de Freepik