Medio Ambiente

Deshielo de la Antártida a causa del calentamiento global

Como consecuencia del proceso de calentamiento global, han venido ocurriendo cambios en todas las zona de la tierra, en especial en la Antártida.

Por esta razón, superficies de terreno cubiertas totalmente de hielo, que hace algunos años se contabilizaban en unos ocho millones de kilómetros cuadrados, hoy día apenas llegan a la mitad.

De igual manera en la zona ártica, este proceso de deshielo se produce con gran intensidad, debido a que en verano se forman estanques de agua, los cuales tienen la capacidad de absorber en mayor medida el calor producto de los rayos solares, trayendo como consecuencia un deshielo más acelerado.

Situación actual de la Antártida

En la Antártida, desde hace varios años se viene produciendo el derretimiento de placas, como ocurrió con la placa Larsen B en el año 2002. Este derretimiento ocasionó que los glaciares ubicados detrás de esta placa, se movilizaran hacia el mar en forma más veloz.

Los científicos piensan que otra placa, la Larsen C, puede tener el mismo destino ya que presenta una grieta estimada en unos 160 kilómetros de largo.

El investigador Eric Rignot de la NASA, señala que  una situación similar se está presentando con el glaciar Thwaites, ya que a consecuencia de que gran parte de su base se encuentra por debajo del nivel del mar, el contacto con aguas oceánicas más cálidas, lo hacen vulnerable al cambio de temperatura.

Lo mismo ocurre con el glaciar Pine Island, que junto con el glaciar Thwaites son los que retroceden en forma más rápida en el casquete de hielo de la Antártida Occidental.

Este glaciar se comporta como una especie de dique que contiene el hielo de la parte interior, ya que a consecuencia de hendiduras y grietas se está deshaciendo de adentro hacia afuera. Razón esta, que hace temer su colapso.

Consecuencias del deshielo de la Antártida

La existencia de lagos por debajo de los glaciares, es un factor que incrementa la velocidad con la cual estos fluyen hacia el mar, ya que con estos disminuye la fricción entre el hielo y la roca madre.

En opinión de Benjamín Smith, investigador de la Universidad de Washington, el monitoreo de los cambios en la elevación y la velocidad de los glaciares, en un área extensa, dejó en evidencia que cuatro lagos interconectados existentes bajo el glaciar Thwaites drenaron hacia el océano.

Esto ocasionó que varios metros de la superficie del glaciar cedieran mientras el agua drenaba por debajo del hielo. Estos lagos poseen una superficie de unos 700 kilómetros cuadrados.

Como consecuencia del deshielo de los glaciares se han liberado unos 3,5 kilómetros cúbicos de agua dulce, situación que de seguir ocurriendo, ocasionaría que suba el nivel del mar, poniendo en riesgo a las poblaciones ubicadas a unos 80 kilómetros de las costas.

Fuentes: El deshielo de la Antártida supone un peligro para la humanidadLagos bajo el glaciar más amenazado de la Antártida drenan en el mar