El aceite de palma y los efectos de su utilización en la industria

El cultivo de la palma (Elais guineensis), la cual es originaria de África se ha extendido en muchas regiones tropicales del mundo. De ella se extrae el famoso aceite de palma, el cual es muy utilizado en la industria en general para la elaboración de alimentos procesados, cosméticos, productos de higiene personal, alimentación animal y para la producción de biocombustible. Todos estos usos lo convierten en el aceite de mayor consumo a nivel mundial.

El aceite es extraído del fruto y también de la semilla de la palma, los cuales una vez transformados pasan a ser parte de los componentes de diversos productos, tal como mencionamos en el párrafo anterior. Entre los productos de la industria de alimentos que contienen aceite de palma podemos mencionar untables (margarina y mayonesa), bollería (tartas, galletas, helados) y snacks (papas fritas) entre muchos otros.

¿Cuales son los efectos del consumo de aceite de palma?

Resulta que aunque posee cualidades beneficiosas para el organismo, porque contiene vitamina E y carotenoides los cuales son antioxidantes precursores de la vitamina A, también posee un bajo grado de ácidos grasos esenciales, pero un alto grado de grasas saturadas (49 gramos por cada 100 gramos de producto) las cuales son perjudiciales para la salud, ya que pueden favorecer la aparición de problemas cardiovasculares.

Este aceite es bastante resistente a la oxidación y al calor y por esta razón es utilizado con mucha frecuencia para la preparación de productos que requieran pasar por el proceso de fritura a altas temperaturas. Pero lo peor del asunto, es que no sabemos que lo estamos consumiendo, ya que está oculto en las etiquetas bajo la mención de aceites vegetales o grasa vegetal.

Adicional al perjuicio que trae a nuestra salud, encontramos la situación ambiental originada por la extensión de su cultivo a nivel mundial, porque como es un cultivo de alto rendimiento por hectárea, bajo costo de producción y que tiene múltiples usos, ha originado la deforestación de amplias zonas boscosas en países como Asia, África y Suramérica lo que a traído gravísimas consecuencias al colaborar con los efectos del cambio climático.

Por si fuera poco, esta amplia deforestación ha destruido el hábitat natural de muchas especies de animales, un ejemplo de esto es el Orangután, cuya población se vio mermada durante el año 2006 en unos 1.600 individuos a consecuencia de la destrucción de su hábitat.