Medio Ambiente

Lo que debes saber sobre la contaminación lumínica

La contaminación lumínica es aquella que se produce a consecuencia de la introducción de luz artificial en los espacios, lo cual ocasiona una degradación del ambiente natural.

Este es un tipo de contaminación, que a pesar de convivir permanentemente con las personas, muy pocas de ellas se dan cuenta de los efectos perjudiciales que puede ocasionar, motivado a que es natural que se necesite iluminación para los distintos espacios en las ciudades.

Sin embargo, el resplandor que producen las luminarias puede proyectarse sobre las partículas y los gases que se encuentran suspendidos en el aire, lo que ocasiona que los rayos de luz se desvíen en muchas direcciones en intensidades distintas, en rangos de espectro innecesarios y en horarios que no son los adecuados, ocasionando la contaminación.

Causas de la contaminación lumínica

Para poder entender mejor cómo se produce la contaminación lumínica, veamos una situación que puede ocurrir a diario cuando vemos pantallas publicitarias las cuales están ubicadas a la altura de la vista, la mayoría de las veces nos encandilamos por el exceso de iluminación cuando pasamos en los vehículos durante la noche.

Esta mala ubicación de la pantalla y la proyección de letreros luminosos durante las 24 horas del día a una intensidad desmesurada de luz, ocasiona lo que se llama contaminación lumínica.

Además, si se da el caso de que el haz de luz de las luminarias en las distintas calles y avenidas, no está dirigido  hacia abajo, no se usan las pantallas adecuadas, se utilizan lámparas de vapor de mercurio y no hay control en la iluminación de las edificaciones, se está en presencia de un desperdicio de energía y un problema de contaminación lumínica.

 Consecuencias de la contaminación lumínica

Existen varias consecuencias que se derivan de los problemas de contaminación lumínica, entre estos se pueden mencionar:

  • Gasto indiscriminado de electricidad: al permanecer las luces de las ciudades encendidas durante el día, cuando no son necesarias, se produce un derroche de energía lo cual además de contribuir al calentamiento global con el calor que generan las luces, los costos por electricidad de las ciudades aumentan.
  • Se rompe el equilibrio del ecosistema: la profusa iluminación de amplias áreas, trae como consecuencia la atracción de mosquitos en mayores cantidades hacia las áreas urbanas, desorienta a las aves y pueden modificar sus hábitos, ocasionando una perturbación en su hábitat natural.
  • Dispersión de la luz hacia el cielo: al reflejarse la luz en las partículas de polvo o gases que se encuentran en el aire, esta se desvía en muchas direcciones, ocasionando problemas de visibilidad en los cielos de las ciudades.
  • Alteraciones del patrón de sueño: el exceso de iluminación puede ocasionar, molestias a las personas si la luz entra en forma excesiva al interior de su vivienda. Igual efecto tiene en los animales.
  • El exceso de iluminación nocturna: impide que algunas partículas contaminantes se destruyan y por tanto permanezcan en el aire. Un ejemplo de esta situación, es que para que el dióxido de nitrógeno se desintegre es necesaria la oscuridad.

 ¿Qué acciones se deben considerar?

Como una medida para prevenir la contaminación lumínica, se recomienda bajar la potencia de las bombillas de las luminarias de los lugares públicos, orientar adecuadamente las lámparas hacia las zonas que deben ser iluminadas, evitar mantener encendidas las pantallas publicitarias durante toda la noche, entre otras medidas.

 

Fuentes: Contaminación Lumínica / Causas y Consecuencia-Tipos de Contaminación