Química y salud

Los componentes químicos de los ambientadores pueden representar un riesgo para la salud

Los ambientadores son productos comerciales, con los cuales se puede dar un olor agradable a los espacios en casa y oficina, pero los componentes químicos de los ambientadores pueden resultar nocivos para la salud.

Estos componentes químicos son capaces de neutralizar cualquier olor desagradable de diversa procedencia y convertirlo en uno mucho más agradable.

Estos ambientadores se pueden encontrar en el mercado en diversas presentaciones, como son las velas aromáticas, difusores eléctricos, vaporizadores, atomizadores, inciensos, geles y productos líquidos.

 Componentes químicos de los ambientadores

Entre los componentes químicos de los ambientadores se encuentran el formaldehido, phalatos, terpenos, naftaleno y el benceno, a continuación se describe cada uno de ellos.

  • Formaldehido: compuesto químico que se obtiene por la oxidación catalítica del alcohol. Es utilizado ampliamente como conservante o bactericida.
  • Phalatos: son ésteres arílicos y alquílicos provenientes del ácido benceno. Son disruptores hormonales que pueden ocasionar defectos congénitos.
  • Terpenos: son aromas extraídos de los cítricos o de la corteza de algunos árboles. Pueden ocasionar intoxicación en caso de ser ingeridos.
  • Naftalenos: es un sólido blanquecino predominante en los combustibles fósiles, es inflamable y fácilmente evaporable. Puede ocasionar problemas en la sangre.
  • Benceno: es un líquido incoloro de olor dulce, proveniente del petróleo. Se evapora con facilidad y es soluble en agua. La exposición corta a altos niveles de benceno, puede ocasionar la muerte.

Es importante señalar, que en estudios realizados por la Asociación Europea de Consumidores (BEUC), se ha comprobado que los ambientadores más dañinos son los que operan por combustión, como las velas aromáticas y el incienso.

Alertas sobre las consecuencias de la exposición a los ambientadores

Motivado a que la mayoría de las personas pasan mucho tiempo en ambientes cerrados como las oficinas, estos gases  son irritantes y alergénicos.

Un estudio realizado en el año 2013 por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), en España, ya daba cuenta de los componentes dañinos como lo son el benceno y el formaldehido.

Estas sustancias químicas pueden ocasionar la aparición de cáncer, alteraciones del sistema hormonal y profundizar los problemas alérgicos y respiratorios.

Alternativas naturales para aromatizar los espacios del hogar y de la oficina

La primera acción que debe ponerse en práctica para evitar los malos olores en la casa o la oficina, es ventilar bien las habitaciones y en la medida de lo posible dejar entrar el sol.

Se pueden usar flores o plantas que despidan un aroma agradable como la lavanda, el eucalipto y el romero, entre otros.

Otra opción es elaborar nosotros mismos nuestro ambientador, con dos cucharadas de bicarbonato de sodio, medio litro de agua, seleccionar el aceite esencial que más nos agrade y mezclar todos los ingredientes en una botella dispensadora y rociarlo en las  habitaciones.

También puede prepararse un ambientador en seco, necesitarás bicarbonato, el aceite esencial de tu preferencia y un tarro con tapa. Se mezcla el bicarbonato con el aceite esencial en el tarro y luego se le hacen unos agujeros en la tapa y lo colocas en el lugar que escojas.

Con estos sencillos tips podrás tener tu casa u oficina aromatizada y sin los riesgos que encierra el uso frecuente de ambientadores comerciales.

 

Fuentes: ¿qué es un ambientador? Tipos de ambientadores-¿Son realmente tan tóxicos los ambientadores de casa?Ambientadores naturales. Guía completa para hacerlos en casa