Los cultivos de cobertura y su uso en la agricultura sustentable

Los cultivos de cobertura, son aquellos que proporcionan una cobertura vegetal viva a la superficie del suelo, puede ser temporal o permanente y su cultivo se realiza asociado o intercalado con otros cultivos para efectos de relevo o rotación.

Este tipo de cultivo de cobertura, aun cuando puede realizarse con cualquier tipo de planta, es común que se usen las leguminosas para este fin.

Es conveniente señalar, que esta práctica data desde el siglo XVII, cuando los agricultores en Bali, Java y Sumatra, utilizaban el cultivo de la Mucuna como una manera de recuperar los suelos que habías sido degradados.

Asimismo, existen registros de que los griegos y los romanos practicaban la rotación de cultivos, y consideraban a ciertas especies vegetales, como el de la arveja (Vicia sativa) como una especie de abono verde y para suprimir la maleza.

Funciones específicas de los cultivos de cobertura

Estos cultivos desempeñan varias funciones, entre las que se encuentran las siguientes:

  • Generación de ingresos adicionales con la venta de la semilla y el follaje.
  • Reduce costo de operación al no necesitar insumos externos como herbicidas y fertilizantes.
  • Disminución del período de cultivo, incremento del proceso de filtración del agua, entre otros.
  • Reduce la degradación de los suelos, el empleo de agroquímicos, las pérdidas de fertilidad del suelo y las de biodiversidad en la zona.

Estas funciones colaboran en el establecimiento de esquemas de cultivos, los cuales puedan perdurar en el tiempo y de esta manera contribuir al desarrollo sustentable.

Algunas desventajas del uso de los cultivos de cobertura

Aunque el uso de este tipo de cultivos representa un gran beneficio para la protección del suelo, no deja de tener sus desventajas. Entre estas se encuentra el requerimiento de mucha mano de obra para el establecimiento del cultivo y su cosecha o corte puede coincidir con la época de mayor demanda de mano de obra del cultivo al cual está asociado.

Por otra parte, si se da el caso de presentarse una fuerte precipitación, puede existir el peligro de que ocurran deslizamientos a causa de la disminución de la velocidad del escurrimiento superficial.

Como conclusión, se puede decir que los cultivos de cobertura son ideales para sistemas que necesitan bajos insumos externos en donde las limitaciones del terreno, pueden solucionarse rápidamente gracias a este tipo de cultivos, por lo tanto, se constituye en una tecnología de fácil diseminación.

Fuente: Cultivos de Cobertura para la Agricultura Sostenible en América

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *