Mujeres importantes en la historia de la química

El avance de la ciencia, en general, y de la química en particular no sería posible sin el protagonismo de la mujer que ha contribuido a la historia de la química. Mujeres con historias fascinantes, motivaciones diversas, intereses muy particulares, contextos y realidades distintas, toda esta mezcla ha hecho posible que la química aún se escriba y que inspire a que otras mujeres sigan haciendo historia y los cambios necesarios para que la química avance. Por esta vez, hemos seleccionado solo 6 mujeres  importantes en la historia de la química en representación de todas aquellas que han puesto alguna huella para contribuir en la historia de nuestra humanidad.

Mujeres importantes en la historia

  1. Marie Curie ¡Ejemplo de Perseverancia!

No se podría dejar por fuera, pues abre el camino a muchas otras mujeres en el mundo de la ciencia, ya que fue la primera mujer en ser profesora en la Universidad de París, la primera mujer Doctora en Ciencias, la primera mujer galardonada con el premio Nobel de química y la primera mujer en reposar en el panteón de París. Mujer con historia fascinante que no solo abre sus propias puertas en el mundo de la química sino que, además, inspira a otras a encaminarse en la ciencia.

Su éxito, no solo se le atribuye a su inteligencia sino también a su perseverancia. Debió sacrificar momentos de hambre debido a sus escasos recursos para poder pasar de Polonia, su país natal hasta Francia, país que la adoptaría como alumna y profesional de la ciencia; enfrentó la duda de ser galardonada al premio Nobel por el solo hecho de ser mujer; vivió el impedimento de dar discursos sobre sus trabajos científicos, teniendo que ser presentados por su esposo, debido a su género; vivió el rechazo de puestos académicos en su especialidad científica en la Universidad de Cracovia en Polonia (su gran ilusión) por el hecho de ser mujer y hasta entregó su vida, ya que el deterioro de salud por el cual murió se debió a la frecuente exposición de su cuerpo sin protección (no se conocían aun las consecuencias) a radiaciones, así, muere ciega y con leucemia el 4 de Julio de 1934 en Francia.

  1. Irène Joliot-Curie ¡Excelente aprendiz!

Es la hija de Marie y Pierre Curie por lo cual, se cría en el mundo de la ciencia, pero sus propios méritos también se hacen sentir. Sus primeros trabajos científicos los hace durante la primera guerra mundial, donde participa como asistente de su madre en la instalación de unidades de rayos X en los hospitales de guerra, allí comprende rápidamente la funcionalidad de la radioactividad para ayudar a otros. Se convierte también en la segunda mujer merecedora del Premio Nobel en 1935 en el campo de la física nuclear con trabajos destacados en la síntesis de nuevos elementos radiactivos artificiales.

  1. Conversaciones de Jane Marcet

Una mujer londinense que escoge la literatura como arma y medio para abrir campos no nada más en el mundo de la ciencia química, sino también en otras disciplinas donde el hombre era el único protagonista. Su privilegio económico permite que obtenga un alto nivel educativo y un excelente roce con figuras literarias y de la ciencia. Pronto despertó en ella la inquietud de que un mundo tan fascinante como el de la ciencia era poco aprovechado por la mayoría de la población, debido a sus complicadas formas de transmitir el conocimiento que quedaba atrapado solo para una élite integrada por hombres educados.

La respuesta a sus inquietudes se convierten en obras literarias conocidas como “Conversaciones” de carácter expositivos en áreas de química, botánica, religión y economía dirigidos principalmente a la mujer y explicados en formas de cuentos y anécdotas con un lenguaje menos complicado y más directo; por lo que a la vez, sus libros tienen una función educativa pedagógica, innovadora para la época, logrando enseñar a personas que no necesariamente habían tenido educación de alto nivel en latín o ciencia.

  1. Marie Lavoisier ¡Madre de la química moderna !

Modelo a seguir cuando de parejas que se complementan se trata, fue la esposa del gran científico Antoine Lavoisier, el cual fue abogado, economista y químico, quien al final de sus días estuvo bastante comprometido con la química, trabajaba en su propio laboratorio donde Marie lo ayudaba como asistente.

Pronto Marie comenzó a tener una labor muy participativa en la química, ayudó en la traducción de libros debido a sus conocimientos en latín, francés e inglés. Participó en las ilustraciones de los textos, debido a sus prácticas en la pintura, lo que hacía más pedagógica la enseñanza de la química. Y finalmente fue la compiladora y editora de todos los trabajos de Lavoisier quien no pudo difundir sus trabajos al ser enjuiciado y ejecutado el 8 de mayo de 1794 acusado de  traición. Gracias a esta labor tenemos los inicios de la química moderna.

  1. Dorothy Crowfoot Hodgkin ¡Científica y activista social!

Dentro de su aporte a la ciencia es reconocida como la científica que mejora la técnica de cristalografía y quien permite el uso de la penicilina como antibiótico. Es la tercera mujer merecedora del premio Nobel, el cual obtiene en 1964, se le reconoce su trabajo en la determinación de la estructura de muchas sustancias biológicas mediante rayos X.

Pero, no nada más es conocida como química sino también como gran activista social, participó como líder en las Conferencia Pugwash donde se tratan temas que tienen que ver con el papel del científico en la humanidad, el desarme nuclear, el crecimiento demográfico, el deterioro medio-ambiental y el desarrollo económico, asuntos mundiales en el que el científico tiene participación activa como fue señalado por importantes científicos de la historia como Albert Einstein, por ejemplo.

  1. Ada Yonath ¡Mujer que aún escribe la historia!

Originaria de Jerusalén y con fuertes limitaciones económicas durante su infancia, encuentra en los libros una manera de escapar de su realidad, es allí donde conoce  la biografía de Marie Curie y de quien consigue una gran inspiración para llegar a ser otra mujer de la ciencia, así,  obtiene una licenciatura en química en 1962, aunque su modelo a seguir en cuanto a su especialidad científica, es sin duda, Dorothy Crowfoot, ya que se especializa en estudios cristalográficos de rayos X y se interesa por el modo de acción de los antibióticos. En el 2009 logra ser la cuarta y última mujer hasta el momento que logra el premio Nobel. Y aún sigue escribiendo la historia…

Finalmente, me disculpo ante ustedes, mujeres de la historia de la química, pero todas no podrían estar ni en solo texto, ni lograr ser todas enumeradas; pues cada aporte que han dado, incluso aquellas que aún no han sido reconocidas, es digno de resaltar como huellas de la historia de la química y en definitiva, de la historia de la humanidad.

Articulo por: Yuraima Padrón

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *