Rubidio, ¿Para qué sirve el elemento químico Rb?

Entre los elementos de la tabla periódica se encuentra uno cuyas cualidades son muy particulares en relación a los demás elementos, en especial por sus actuales aplicaciones que tienen mucho que ver con nuestro día a día, y con las variadas funcionalidades que se le vislumbra en múltiples usos para el futuro.

Este elemento es el rubidio (Rubidium en inglés) que forma parte del grupo de los metales. Sus características principales son; su textura blanda suave, su color, que va entre las tonalidades plateada y blanca y que forma parte de los metales alcalinos.

La palabra rubidio proviene del latín rubidus que significa “rojo profundo o intenso”, su símbolo en la tabla periódica es Rb y con número atómico 37. Fue descubierto en 1861 por los alemanes Robert Bunsen y Gustav Kirchhoff (químico y físico respectivamente) mientras analizaban un trozo de un mineral llamado lepidolita mediante el uso de un espectrómetro óptico, que les permitió detectar el rubidio, como emisiones de trazos de un rojo intenso en el mineral, al ser visto a través de este instrumento.

Otras de las peculiaridades del rubidio son su cualidad de volverse sin mucho esfuerzo al estado líquido al ser expuesto a temperatura levemente por encima de la del ambiente; también es su alta volatilidad, pudiendo inflamarse prácticamente al instante en el que interactúa con el aire, y no se queda atrás en su reacción con el hidrógeno, incendiándolo apenas entra el rubidio en contacto con el agua. Se encuentra en el segundo lugar entre los elementos con mayor electro positividad.

Debido a que al principio de su descubrimiento no se lo encontraba en abundancia, fue considerado raro entre los demás elementos, tan solo recientemente esta primera idea fue descartada al confirmarse que en realidad sí se lo podía encontrar fácilmente en la naturaleza si se lo buscaba como óxido en otros minerales, además de la lepidolita, como la zinwaldita, leucita y la polucita.

Puntualicemos sus principales características

–          Su símbolo en la tabla periódica: Rb

–          Su número atómico: 37

–          Su masa atómica: 85.4678 uma

–          Su número de grupo: 1

–          Su periodo: 5

–          Su punto de fusión: 39.31 °C

–          Su densidad: 1.532 gramos por centímetro cúbico

–          Su punto de ebullición: 688 °C

–          Su clasificación como elemento: Metal

–          Su nombre de grupo: Metal Alcalino IA

–          Su volumen atómico: 55.79 cm3/mol

¿En qué se utiliza el rubidio?

En la industria, el principal rubro en donde el rubidio es generalmente empleado es en el de la tecnología, como en las fotocélulas eléctricas, en las telecomunicaciones, para darle la tonalidad púrpura a los fuegos artificiales, en los relojes atómicos utilizados en la navegación como el GLONASS y GPS, y en forma de carbonato de rubidio en algunas variedades de determinados vidrios ópticos.

De muy sencilla ionización, esta cualidad lo vuelve indispensable como parte de la construcción ni más ni menos, de naves espaciales. También algunas de sus formas o combinaciones son útiles para elaborar baterías de películas delgadas para lo que se recurre al ioduro de plata de rubidio.

Otros de los usos del rubidio, en especial en la bioquímica, es el de uno de sus compuestos denominado cloruro de rubidio, que sirve para impulsar a las células en la captación de ADN, también el mismo compuesto ayuda como biomarcador sustituyendo al potasio y para incrementar el pH en células tumorales que podría ser otro tratamiento viable para combatir los tumores.

En la tecnología láser, ayuda a enfriar estructuras atómicas y moleculares. Es también captador de trazas de residuos gaseosos que pueda haber en los tubos de vacío. Igualmente los isótopos del rubidio son utilizados en medicina, como el Rb82, el cual  enriquece las imágenes, ayudando a localizar con mayor efectividad, tumores en el cerebro y a analizar el corazón en personas con exceso de peso.

En el organismo, su presencia ayuda al incremento de la temperatura corporal que genera la quema de calorías, al desprender calor.

¿Puede afectar la salud?

Como lo indicado previamente, el rubidio es un metal extremadamente reactivo en contacto con el agua, incendiándose, también la leve humedad que posee la piel provoca una reacción que puede generar quemaduras térmicas al producirse hidróxido de rubidio de esa combinación. Entre los síntomas que pueden presentarse a causa del excesivo contacto con este metal están la híper irritación, pérdida de peso, ulceraciones en la dermis, ataxia y nervios.

Cuando ocurre algo de lo anterior debe procederse inmediatamente a lavar con abundante agua por alrededor de unos 15 minutos la zona afectada, en especial si se trata de los ojos, sosteniendo el párpado mientras le aplica el agua. En el caso de la piel, debe proceder a remover el rubidio y aplicarle mucha agua jabonosa. Las prendas que hayan sido expuestas deberán ser descartadas.

En el caso de haber inhalado rubidio, debe proceder también a inhalar aire puro,  alejándose de la fuente yendo hacia algún espacio abierto, donde circule aire libre y hacer profundas inhalaciones. Si ha sido ingerido, es recomendable evitar inducir el vómito. En todas las situaciones presentadas, rápidamente recurrir a un centro médico asistencial luego de realizar los primeros auxilios.

 

 

Fuentes:

–          Los Alamos National Laboratory
–          Wikipedia
–          Elementos químicos en seres vivos
–          Minerals Education Coalition

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *