Peligros de la exposición a los gases lacrimógenos

Los gases lacrimógenos son un arma no letal, pero que es incapacitante, que están compuestos generalmente. por gas clorobenzilideno malononitrito, los cuales frecuentemente se emplean en algunos países para controlar disturbios originados por la población civil. Es importante señalar, que este tipo de arma química, se encuentra prohibido su uso como arma de guerra desde el año 1993 por la convención de Ginebra.

Al estar en contacto con este tipo de gas, rápidamente comienzan a irritarse nuestros ojos, boca, nariz, vías respiratorias y la piel. A consecuencia de esto, nuestros ojos comienzan a lagrimear, la inhalación ocasiona que se produzca tos, por el contacto con la piel, aparecen síntomas de dermatitis de contacto y hasta pueden aparecer ampollas.

 Tipos de gases lacrimógenos

Se conocen varios tipos de gases lacrimógenos, el CS, que es el  compuesto por bromuro de benzilo o clorobenzilideno malononitrilo, el compuesto por dibenzoxazepina, denominado gas CR y el que es a base de cloroacetofenona o gas CN. Todos ellos ocasionan similares efectos  al estar expuestos a ellos.

Efectos en el organismo a consecuencia de la exposición al gas lacrimógeno

Al entrar en contacto con gas lacrimógeno del tipo CN, se siente un severo ardor y sensación de quemadura en los ojos, nariz y garganta, siendo estos los síntomas iniciales de las molestias que ocasionan este tipo de gases.

Dependiendo de la sensibilidad de las personas, puede generarse edema a nivel del estroma en los ojos, queratoconjuntivitis y si la exposición es severa, mayor de un 4%, puede ocasionar daño permanente de la córnea.

En el caso del gas de tipo CS, su efecto es mucho más rápido y es un irritante intenso de las membranas de la nariz y la garganta, así como de los ojos. Cuando es utilizado, se esparce rápidamente como una nube de polvo. En caso de inhalación en grandes cantidades, puede ocasionar la intensificación de problemas respiratorios como el asma, y ocasionar edemas pulmonares.

El tiempo de recuperación total aproximado luego de la exposición a los gases lacrimógenos es de unos 30 minutos, después de haber cesado la exposición al gas. La agudeza visual puede recuperarse a los cinco minutos, la dificultad para respirar y cesación de la tos a los 10 minutos, el lagrimeo en unos 15 minutos. Claro que estos tiempos varían de acuerdo a las condiciones físicas de las personas.

Cómo contrarrestar los efectos de los gases lacrimógenos

Lo ideal es llevar consigo una máscara antigases, pero no todas las personas pueden adquirir una, otra opción es tener a la mano una botella con agua y bicarbonato de sodio, ya que los gases son ácidos y su efecto se combate con algo alcalino.

También se recomienda llevar líquido  antiácido del que tomamos para la acidez estomacal, y untarlo en la cara, eso ayuda a neutralizar el efecto de los gases. Es muy importante conservar la calma, ya que si nos alarmamos podríamos inhalar mayor cantidad de gas.

Otra cosa que se puede hacer es acostarse en el suelo en posición fetal, y esperar que el gas suba, ya que se disipa hacia arriba. Al llegar a casa, lavarte con abundante agua y sin frotarte, además de lavar la ropa separada de la del resto de la familia.

 Fuentes: ¿Qué le hacen a nuestro cuerpo los gases lacrimógenos?La toxicidad de los gases lacrimógenos y sus efectos en la salud

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *