Medio Ambiente

El reto de la agricultura sustentable

La necesidad de producir respetando el medio ambiente, obliga a cambiar la dirección de la producción hacia un sistema productivo, en donde se logre el abastecimiento adecuado de los renglones de alimentos básicos, a través de un proceso agrícola que respete el medio ambiente, a eso se le conoce como agricultura sustentable.

Para nadie es un secreto, que es necesario poner en práctica un cambio en las prácticas agrícolas y alimentarias. A tal fin la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), ofrece su apoyo en cuanto a marcos legales, desarrollo de incentivos y políticas institucionales a países que deseen modificar su sistema agrícola tradicional e implementar cambios profundos en sus prácticas agrícolas.

La agricultura sustentable: sus características

Cuando se habla de agricultura sustentable, es indispensable que se encuentren integrados diversos factores, como son el económico, el social y el ecológico.

La preservación y mejoramiento de la fertilidad, requiere la puesta en práctica de estrategias de manejo del suelo cuyo costo sea bajo.

También es importante observar, que el impacto de la actividad agrícola sea bajo, lo cual redunda en el mejoramiento y protección del medio ambiente.

 

Se deben establecer cultivos tradicionales, cuya rotación sea viable en la superficie con  la cual se cuenta y preferir el uso de abonos verdes a los químicos.

Este tipo de agricultura, realiza el manejo integrado de las plagas a través de la diversificación, prácticas de manejo y selección de los insumos que favorezcan los procesos biológicos y las relaciones ecológicas positivas.

Con esta acción, se evitan y reducen las pérdidas en el rendimiento de los cultivos a consecuencia del ataque de las plagas, al mismo tiempo que se minimizan los impactos negativos que ocasiona el control de plagas en forma  tradicional.

Beneficios de la agricultura sustentable

Esta tendencia agrícola, es una muy buena vía para preservar la sustentabilidad de los cultivos, permitiendo la conservación de los recursos naturales, hacer un buen uso del agua para riego disponible, y con la adaptación del cultivo al medio ambiente, se logra una alta productividad. Además, se reduce el uso de energía y se fomenta el reciclaje de la materia seca y de los nutrientes.

Es importante destacar, que para tener éxito en el desarrollo de la agricultura sustentable, es necesario que exista biodiversidad en el área en donde se establezcan los cultivos, ya que con esta condición, se facilitará el uso del abono y fertilizantes naturales, los cuales son indispensables para lograr el enriquecimiento del suelo.

Fuentes: Alimentación y agricultura sosteniblesManejo integrado de plagas: una opción sustentable para productores