Supercool, un nuevo material que se congela al tacto.

Jinsang Kim experto investigador de materiales en la Universidad de Michigan en Estados Unidos, realizaba estudios con sus colegas cuando por casualidad descubrieron un material con una característica inusual: se mantenía líquido aun 100 grados por debajo de su punto de fusión, pero que con un ligero toque se formaban cristales de color amarillo fluorescente bajo la luz ultravioleta. Este nuevo material puede ser denominado: Supercool.

Este compuesto fue descubierto mientras el equipo realizaba una investigación relacionada con familias de moléculas orgánicas que contienen un compuesto denominado (DPP) en su núcleo y sus cadenas laterales son de alquilos, las cuales son usadas en la fabricación de diodos emisores de luz y dispositivos como células solares, con la finalidad de buscar una mayor eficiencia del funcionamiento de sus formas amorfas.

Los estudiosos observaron que un componente de esta familia, el DPP8, tomó un estado muy estable, cuya característica es que está formado por un núcleo rígido rodeado por cadenas flexibles: si estas cadenas son cortas, la actividad del núcleo propicia la cristalización al aplicársele una pequeña presión, mientras que en ausencia de estímulo puede permanecer en forma líquida estable aun cuando se encuentre por debajo de su punto de fusión.

Jinsang Kim señala, que no es necesario aplicar mucha presión en el material para que ocurra la cristalización, un lápiz óptico y hasta el peso de una célula biológica podría desencadenar el proceso de cristalización, lo que hace que el material pueda resultar interesante para ser utilizado en la construcción de biosensores, en la fabricación de memorias ópticas y tener aplicaciones en la industria médica como un tipo de sensor para células vivas.

En opinión del químico de la Universidad Estatal de Arizona en Estados Unidos, Ranko Richert estos líquidos pueden mantenerse en esta forma muy fría por largo tiempo y conservar sus propiedades de fluorescencia, y esta condición es lo que hace interesante este material ya que mantiene su estabilidad hasta que esta se vea alterada al estar sometido a una presión.

Este tipo de material puede resultar muy interesante para los fabricantes de equipos electrónicos, ya que pueden ser una manera de bajar los costos de producción, porque son materiales más económicos, fáciles de manejar y con una mayor flexibilidad en comparación con los semiconductores inorgánicos que se utilizan en la actualidad, y no poseen un estructura dura de cristal la cual hay que romper. También puede resultar interesante su utilización en la industria farmacéutica.