Quimica Industrial

Uso del ácido dodecilbencenosulfónico para la obtención de biodiesel

El biodiésel es una fuente de energía económicamente viable, sintetizado a partir de recursos renovables. En la actualidad, existe una gran diversidad de materias primas para su producción, las cuales incluyen los aceites vegetales, siendo los más comunes soya, palma, semilla de algodón, maní, canola, girasol, coco, cártamo, entre otros, y grasas de origen animal, así como los aceites residuales. Un ejemplo de esto último es el aceite de fritura.

Este tipo de combustible renovable, es posible utilizarlo para motores que usan diésel para poder funcionar, siendo necesario mezclarlo con el diésel en proporciones que van aumentando en forma progresiva anualmente, hasta llegar en el año 2020 a un porcentaje de 8,5%.

En la búsqueda de nuevas formas de obtención de biodiésel, investigadores pertenecientes a la Universidad de Salamanca, en España, desarrollaron pruebas utilizando un nuevo catalizador: el ácido dodecilbencenosulfónico.

¿Qué es el ácido dodecilbencenosulfónico?

El ácido dodecilbencenosulfónico, es un surfactante de común uso en la fabricación de jabones y detergentes. También es conocido como un tensoactivo, que son sustancias de origen sintético con propiedades emulsionantes, dispersantes y humectantes, los cuales tienen la capacidad de separar el sucio de las superficies, razón por la cual su uso en la elaboración de detergentes.

Obtención de biodiésel  con el uso de ácido dodecilbencenosulfónico

Como ya se mencionó, el biodiésel es un combustible que se obtiene a partir de aceites animales, vegetales y grasas, el cual puede combinarse con otros elementos como el metanol. Sin embargo, cuando la proporción de la combinación es superior a 7%, ya no pueden ser usados estos aceites comestibles, motivado a que poseen altas proporciones de ácidos grasos, los cuales hacen inviable la obtención del biodiésel.

Los investigadores españoles, proponen la fabricación de biodiésel en una sola etapa, con el uso de ácido dodecilbencenosulfónico como catalizador. Esto hace posible la obtención del biocombustible en presencia de altas proporciones de ácidos grasos, ya que la velocidad de reacción llega a ser hasta 20 veces más rápida, en relación a la velocidad que se obtiene con la aplicación de ácido sulfúrico.

También, con esta nueva tecnología, es posible separar los productos de la reacción, que son el biodiésel y la glicerina, no promueve la formación de espuma al hacer que el proceso de separación sea más sencillo, lo que baja en forma considerable el costo del mismo.

A fin de dar mayor soporte a la investigación, fue necesario llevar el proyecto a instancias industriales, lo que implicó realizar el proceso de síntesis en equipos más grandes y de mayor capacidad, pudiéndose demostrar que la reacción se comporta de igual manera sin que el tamaño de los equipos interfiera en el proceso.

Cabe destacar, que para demostrar la efectividad del procedimiento en la etapa de separación, requiere de mayor complejidad, lo que dificulta extrapolar la validez que se obtiene a nivel de laboratorio al ámbito industrial sin tener que modificar las instalaciones, lo que amerita implementar cambios mientras se llevan a cabo las pruebas y de esta manera poder dar cumplimiento a normativas específicas necesarias para su uso en motores.

Fuentes: Un nuevo catalizador para obtener el biodiésel del futuro – Ácido dodecil bencen sulfónico